Mar 15

Pues eso, que el domingo pasado fueron las Elecciones Generales y al Parlamento Andaluz, se me había olvidado mencionarlo ;).

Fui a votar sobre las seis de la tarde. Nada relevante. Cuando volví a mi casa, Mario me dijo que iba a ir al recuento de votos, así que me acoplé y fui con él y su tío. Yo estuve desde las ocho hasta las once y media, aproximadamente.

Sucedieron algunas cosas curiosas durante el recuento. En las elecciones al Congreso y al Parlamento Andaluz, las papeletas de los partidos salían como “por rachas”, que supongo que se debió en parte a que las familias van a votar juntas, y suelen votar lo mismo.

En el recuento al Senado pasó algo bastante raro: de 577 votos, Frente Español se llevó seis, y Falange Española otros dos, mientras que para el Congreso no se llevaron ninguno. Seguramente pasó esto porque la gente se equivocó al votar y marcó casillas de estos dos partidos en vez de las del PSOE y PP, respectivamente, y es que las casillas para marcar senadores estaban al lado del logotipo del partido que quedaba a la derecha del que se iba a marcar en el papeletón. Ya se podría poner más atención a la hora de votar, aunque también, las papeletas podrían haber estado mejor diseñadas.

Respecto a los resultados, no voy a decir nada que no se haya dicho antes. El bipartidismo coge fuerza, mientras que IU, con 200.000 votos más que CiU tiene 5 veces menos escaños. Para mí, lo único positivo es que UPyD ha ganado un escaño (pese a no estar muy de acuerdo con ellos, me alegro de que haya algo de diversidad), y que los partidos nacionalistas, excepto CiU, han perdido votos y escaños. Lo que nunca voy a entender es que el PP gane medio millón de votos, teniendo en cuenta la oposición tan mezquina e irresponsable que han hecho.

Sobre las andaluzas, sólo puedo decir que a Chaves I el Andasul le ha salido (casi) perfecta la jugada de hacer coincidir las elecciones: ha conseguido que apenas se hable sobre Andalucía, ya sea para lo bueno o para lo malo. De hecho, ni yo le he dedicado una entrada (lo tenía pensado, pero…). Y sobre CA, ¿qué más se puede decir aparte de “OWNED!”?

Mar 02

No vi el primer debate entre ZP y Rajo-hoy. No tenía ganas, y además, fue entre los candidatos de dos partidos a los que no pienso votar. Según me han dicho fue un coñazo, aunque hubo detalles como el del bonobús (la cara de Rajoy es un risión). Por lo visto, Zapatero dio cifras de lo bien que va la economía en España, eso sí, la de las empresas, la macroeconomía, mientras que Rajoy siguió con su puto mix de nacionalismos+ETA.

Edición: este análisis sobre las campañas es bastante interesante.

Esto son opiniones personales. Si no le gustan, tengo otras, como que SFDK son ahora una puta mierda, que el mejor cocinero del Wok es el calvo respetable, o que KDE es mejor que Gnome.

PP

Para que yo vote a este partido, sólo cabe la posibilidad de que me equivoque con el papel. En cuatro años no han hecho más que acusar, difamar, mentir y provocar tensión. Me da la impresión de que Rajoy es un pelele, y que los que realmente mandan son un puñado de […] neocon como Zaplana o Esperanza Aguirre, y cierta derecha typical spanish como Acebes o Martínez Pujalte. Están apoyados además por medios de comunicación autocomplacientes, manipuladores y provocadores como la COPE, El Mundo o La Razón.

No es ya que no me identifique con su ideología, es que me ha dado verdadera vergüenza la oposición que han hecho. La han basado en el terrorismo y los nacionalismos, temas que deberían importarnos poco, aunque parece que a media España no le pasa eso. A mí ETA me la suda bastante, hay cientos de cosas que temo más que sufrir un atentado, y el nacionalismo igual: aunque no esté de acuerdo con las ideas de los nacionalistas, no les doy más importancia de la que creo necesaria. Quizás, lo que pasa es que son temas muy ideológicos que vienen bastante bien para desviar la atención.

Véase esta noticia (cantidad de iniciativas sobre terrorismo).
Y estas otras dos, sobre las miles de millones de firmas contra el Estatut. (II)

Han mentido sobre el 11M, inventando excusas que no se creen ni ellos, cada vez más rebuscadas y absurdas. Si eso lo hubiera hecho cualquier otro partido pequeño y sin tanto apoyo mediático, habría tenido bastantes problemas. Pondría más enlaces (incluso de El Mundo o la Razón), pero ahora mismo no tengo ganas de buscarlos. De todas formas, quien tenga un poco de memoria y no sea un incondicional del PP sabrá lo que han hecho durante este tiempo.

Es paradójico que manifestaciones contra las conversaciones del Gobierno con ETA hayan tenido un éxito relativamente alto (teniendo en cuenta los motivos), y no hayamos tenido cojones de montar otras más grandes protestando contra los bajos salarios o el precio inflado de la vivienda.

Paro aquí porque no voy a dedicarles la entrada, aunque ganas no me faltan (relaciones con la Iglesia, corrupción, medios afines, mentiras, etcétera). De todas formas, pese al juego sucio, hay que reconocerles que han sido listos, aunque faltos de ética: han dado todo el por culo posible para desgastar al Gobierno y desviar la atención (en varias ocasiones desproporcionado e injustificado) durante casi cuatro años, y ahora que se acercan las elecciones, echan al PSAO la culpa de que haya tensión. Por una parte mantienen y levantan a sus votantes habituales, y provocan que a los indecisos les dé asco la política y pasen de ir a votar, de hecho, han reconocido que es lo que buscan. En mi opinión, buscar la abstención como forma de obtener el poder en una democracia es despreciable.

vota-pp.jpg

PSOE

Como ya dije al principio, tampoco creo que los vote. Quizás no hacen una política tan repugnante como el PP, pero son igualmente unos mentirosos, chaqueteros y hasta un poco inútiles. Eso sí, hay que reconocer que tienen suficientes cojones como para permitir que José Blanco, con esa cara y esas cosas que dice, sea tan visible y haga tantas declaraciones.

Edición: qué ha cumplido y qué no de su programa de 2004.

Al igual que el PP, el PSOE también tiene sus medios de comunicación afines. Aunque últimamente parece que están un poco de malas con PRISA (El País), ha surgido hace poco “Público”, un periódico que viene a ser al PSOE lo que La Razón al PP, sólo que más grande y sin grapas. La existencia de estos dos periódicos podría confirmar la teoría física de las realidades paralelas.

Los temas que -aparentemente- más han desgastado al Gobierno son la negociación con ETA y los nacionalismos, dos temas bastante relacionados que, como ya dije antes, me dan bastante igual. Sobre lo primero, no tengo nada que objetar porque creo que se ha hecho de buena fe, pero sin dejar de detener terroristas, detectar almacenes de explosivos y demás (por algo es la legislatura con menos muertos por terrorismo de la historia). Los nacionalismos son egoístas por definición, y creo que no tienen sentido en la situación actual de Europa. Es contradictorio decir que se es nacionalista y de izquierdas, de hecho, los orígenes de los movimientos nacionalistas vasco y catalán surgieron entre las clases pudientes de finales del S. XIX.

En mi opinión, el partido del Gobierno comenzó la legislatura bastante fuerte, aprobando leyes como la del matrimonio homosexual y otras medidas sociales bastante importantes -aunque insuficientes, en mi opinión-, y en el apartado de infraestructuras, ha estado más que correcto. Pero sigo viendo más cosas malas que buenas.

Supongo que lo de “Socialista Obrero” está en el nombre por razones históricas, porque su política poco tiene que ver con esa ideología. Sí, han aprobado algunas medidas sociales importantes -en ocasiones insuficientes o simples cortinas de humo-, pero por otra parte, Zapatero promete rebajas de impuestos tan injustas y desproporcionadas como la de los 400€ (quien haya visto sus declaraciones en “Los desayunos” de TVE habrá comprobado que, o bien es un cínico que se ríe en la cara de media España, o bien no tiene ni puta idea), no han hecho apenas nada por frenar ningún tipo de especulación, no han hecho nada por frenar la escalada de precios (de hecho, lo han ocultado con trucos como retocar el cálculo del IPC o mencionar sólo datos macroeconómicos), han promovido la reforma de la ley de Propiedad Intelectual (aka canon), etcétera.

Las medidas para reformar la Educación han vuelto a ser un fracaso, los autónomos siguen estando discriminados respecto a los asalariados y funcionarios, y el reparto de las becas sigue siendo injusto (esto me afecta especialmente). Además, las buenas relaciones con los culturetas me dan muy mal rollo.

Algo bastante curioso es la excesiva buena relación de los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) con el Gobierno. Teniendo en cuenta las subidas de la leche, el pan, la gasolina y muchos otros productos de primera necesidad, debería haber habido protestas o, incluso, una huelga general.

De todas formas, aunque no me convenza, dentro de los partidos con posibilidades de ganar (que son el PSOE y el PP), me parece la opción menos mala, aunque no por demasiada diferencia.

Como minipunto a favor, aunque es algo que no debería influir en el voto, pues se supone que la gente debería leerse lee los programas electorales y recordar lo que ha sucedido durante la legislatura, decir que la campaña electoral del PSOE me parece la mejor, estética y formalmente hablando.

Tenía previsto decir algo de todos los partidos (a los que veo algo de sentido), pero como me he enrollado más de la cuenta, el resto irán en otra entrada.

Feb 24

El 9 de marzo son las elecciones generales y llevamos ya unos cuantos días de campaña electoral “oficial”, aunque realmente, empezó mucho antes. No suelo escribir sobre política en el bloj, pese a ser algo que me interesa bastante, eso sí, manteniendo las distancias. De todas formas ya (I) escribí (II) algo (III) para las pasadas elecciones locales. Todavía guardo los programas, porque cuando sean las próximas pienso hacer el recuento de promesas cumplidas e incumplidas. Reconozco que, aunque no me convencía el grupo que ganó las elecciones en mi pueblo, no me está disgustando lo que hay hecho hasta ahora.

Para estas elecciones yo no sé a quién voy a votar, pero sí tengo muy claro a quién no. Es bastante deprimente la política de este país, tanto en el fondo como en las formas.

En muchos sitios de Internet (sobre todo de ideologías de izquierda) he leído todo tipo de propuestas sobre el actual sistema en España: cambios radicales, como cambiar la partitocracia por una democracia participativa; u otros más moderados como cambiar la ley de reparto de escaños (sistema D’Hondt) por otro en el que partidos minoritarios estén mejor representados, o hacer la elección sobre listas abiertas.

En mi opinión, pese a tender hacia el bipartidismo, el sistema actual de partidos me parece el más lógico y, sobre todo, factible: se presentan unas candidaturas que eligen los votantes. Un sistema político sin jerarquizar (democracia participativa) sería un caos (véase este enlace), más aún no existiendo los medios necesarios para que la gente contribuyera. Esto podría ser posible en poblaciones pequeñas, pero no para un país con cuarenta millones de habitantes. Es posible que haya algún sistema que no tenga los inconvenientes de uno ni del otro, pero a mí no se me ocurre, o no lo conozco. Aunque se nos debería pedir opinión más frecuentemente que cada cuatro años, ya sea mediante referendos o mediante cualquier otro sistema, eso sí, que luego no pase como con la Constitución Europea (el aprobarla por cojones es posiblemente la peor mancha en la historia de la UE). El sistema de votación mediante listas abiertas me parece una idea buenísima, pero tiene el “problema” -no debería serlo, pero…- de que la gente tiene que conocer a los candidatos y, por tanto, estar medio interesada en la política.

Respecto al cambio del sistema de reparto de escaños, pese a que pudiera conllevar una “menor estabilidad” (al haber más voces, habría más discusión), creo que sería sobre todo justo, pues partidos pequeños a nivel nacional necesitan más votos para obtener un escaño que los partidos grandes, o los regionales. Además, haría más complicado el bipartidismo, que para mí es algo que está a medias entre una democracia y una media dictadura, sobre todo, cuando los dos partidos principales se parecen tanto en el fondo, aunque luego se muestren tan distintos. Pero quién sabe, lo mismo no es un problema del sistema político, sino de la falta de madurez política o el acomodamiento de los votantes.

Como el 9 de marzo me toca votar tanto las Generales como al Parlamento Andaluz (gran jugada, señor Chaves), me enrollaré sobre las mismas en próximas entradas.

Nota/Off topic: he instalado un plugin bastante útil al blog, que se llama “Subscribe to Comments”, y sirve para seguir los comentarios (“¡no me digas!”). Así, si alguien contesta a un comentario tuyo en cualquier entrada, recibirás una notificación en tu correo electrónico, si previamente has marcado la opción de seguirlos. También puedes cancelar o modificar las suscripciones.