Mar 08

Por suerte, En España no hay todavía un bipartidismo total y hay unos cuantos partidos que, aunque no tengan opciones de gobernar, sí aspiran a tener representación en el Congreso o el Senado, y si se da el caso, gobernar en coalición con algún partido mayoritario.

IU

Para mí, podrían ser una buena opción de izquierdas, pues han propuesto bastante más que otros muchos partidos aun teniendo menos escaños (y a veces cosas útiles e interesantes), pero les veo varios fallos, algunos de ellos bastante gordos.

El primero es que el PCE forma parte de Izquierda Unida y, sinceramente, creo que sobra. (*)

El segundo error grave que le veo a IU es que está demasiado del lado del PSOE. De hecho, aspiran a “robarle votos” para poder gobernar en coalición. Me da la impresión de que tienen demasiada ansia de protagonismo y muchas veces renuncian a lo que representan por tener algo más de voz. Un ejemplo reciente es su apoyo al PSOE en la aprobación de la LISI (aka “Ley del canon”), lo que provocó protestas entre simpatizantes y hasta integrantes del partido.

Otro aspecto chungo es que parece ser que hubo tongo en la elección de Llamazares.

Nacionalistas (CiU, ERC, PNV, CA, CC, etc)

Como ya he dicho varias veces, no estoy de acuerdo con las ideas nacionalistas, aunque no es algo que me preocupe demasiado. Ya sean nacionalismos regionales o a nivel nacional, para mí, el objetivo principal de la política debería ser la gente -ya sé que soy un idealista-, y no la defensa de ideas abstractas como Estado, nación, país y demás que sólo sirven para desviar la atención. Este tipo de cosas suelen servir para reforzar el sentimiento de pertenencia a un grupo, pero muchas veces acaba degenerando en faltas de entendimiento y de odio o sometimiento a los demás.

Aunque parece ser que va a afectar más a nivel andaluz que nacional, donde actualmente no pintan nada, la hostia que se avecina para Coalición Andalucista parece bastante gorda. De todas formas, la campaña que han hecho me parece bastante original.

Otros partidos

Sobre partidos del tipo Falange, España 2000 y demás, paso de decir nada. Demasiado tienen con seguir existiendo y que haya gente que los vote.

El otro día vi en las papeletas que se presentan muchos más partidos de los que creía. Los que me parecen más curiosos son el antitaurino (no estoy a favor de los toros y no me gustan nada, pero no sé qué pensar sobre su abolición), “Comunión Tradicionalista Carlista” (¿de qué coño va esta gente?, les doy un -200, por los años de retraso que suponen), Ciudadanos en Blanco y el Partido Humanista (**), que parece ser que es una secta. Un aspecto bastante curioso es la cantidad de partidos de extrema derecha que hay, he llegado a contar 6 en las papeletas al Senado.

También es destacable que los Verdes no se presenten integrados en Izquierda Unida, y que haya dos nuevos partidos a nivel nacional que parece ser que vienen con bastante fuerza: Ciudadanos, y Unión Progreso y Democracia. Sobre el primero no sé mucho, sólo que surgió en Cataluña como respuesta al nacionalismo, y ciertas acusaciones de representar a extrema derecha. Sobre UPyD se dice que superará en votos a IU, y que la mayoría de los mismos provienen de votantes descontentos de PP y PSOE. La verdad es que las únicas propuestas que han hecho a lo largo de la legislatura han estado relacionadas con temas de defensa de la unidad de España y demás y eso no me da buena espina.

El otro día me estuvo hablando sobre UPyD un colega, y me dio su página web. Me leí parte del programa y me pareció interesante aunque, como siempre, de lo dicho a lo hecho hay un trecho. Al menos no proponen bajadas de impuestos y hacen análisis como este:

“Los declarantes con tramos de renta entre 21.000 y 60.000 euros, que representan el 22 por 100 de los contribuyentes (¡!), aportan el 48 por 100 de la recaudación total por el IRPF, en tanto que los contribuyentes en el tramo superior a 60.000 euros, sólo contribuyen con el 2 por 100 del total”.

Habría que ver si serían capaces de reformar esto. Aunque a veces me parece un partido de centro-derecha, diga lo que diga Rosa Díez, tienen detalles buenos como este o la propuesta de reforma de la Ley Electoral, que no aparecen en el programa del PSOE, que sí se proclama de centro-izquierda. Y vuelvo a repetirlo: si tienen ideas buenas como estas, ¿por qué se empeñan en hablar tanto sobre “el desmembramiento” de España?

Bonus track

En fin. Pese a haberme leído partes de varios programas electorales, sigo sin tener claro a quién votar, porque, no es ya que no me identifique totalmente con algún partido, es que a todos les veo más aspectos malos que buenos. Si hubiera elecciones sobre listas abiertas, el problema sería menos, creo yo. Y posiblemente, el nivel de los políticos también sería más alto.

De todas formas iré a votar, así sea en blanco, porque bastantes años, sufrimientos e incluso muertes costó conseguir el derecho al voto, como para desperdiciarlo por simple comodidad.

Y sobre el atentado de ayer, no hay mejores declaraciones que estas.

(*) Para mí, comunismo y fascismo son las dos caras de la misma moneda: opresión asfixiante del Estado sobre la persona, que además suelen degenerar en una especie de endiosamiento del Líder. Es posible que las bases teóricas del comunismo sean “más idílicas”, pero en realidad, todas las veces que el comunismo se ha llevado a la práctica (que no son pocas) ha fracasado. Es muy artificial e inhumano el hecho de que algo abstracto como el Estado se considere superior a las personas. De todas formas, me da la impresión de que el modelo neoliberalista al que actualmente tienden la mayoría de países democráticos puede acabar igualmente en un Gran Hermano, y podría ser incluso peor, ya que la tecnología necesaria para llevarlo a cabo está ya más que superada.

(**) Reconozco que no me informé apenas sobre el partido humanista, aunque lo poco que leí (acusaciones de ser una secta) me impactó. Una simpatizante me ha dado un toque en los comentarios y reconozco que, tras visitar la web y ver ciertas cosas, me ha parecido interesante aunque quizás, demasiado idealista y sin muchas propuestas concretas. Rectifico lo anterior, que no tenía fundamento (***).

(***) O quizás sí tenía algo de fundamento. Por lo visto, los Partidos Humanistas están bastante relacionados con el siloismo, un movimiento nacido en sudamérica a finales de los 60, que ciertos sectores califican como secta. Más información en el resto de Internet, y la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_Humanista, http://es.wikipedia.org/wiki/Internacional_Humanista. La discusión que hay en esta página de la wikipedia sobre el fundador del siloismo es bastante interesante. Y paro ya porque la entrada no va de esto ;).

Mar 06

grafo bipartidismo ppsoez

(pincha para ampliar)

Visto en el menéame

Mar 02

No vi el primer debate entre ZP y Rajo-hoy. No tenía ganas, y además, fue entre los candidatos de dos partidos a los que no pienso votar. Según me han dicho fue un coñazo, aunque hubo detalles como el del bonobús (la cara de Rajoy es un risión). Por lo visto, Zapatero dio cifras de lo bien que va la economía en España, eso sí, la de las empresas, la macroeconomía, mientras que Rajoy siguió con su puto mix de nacionalismos+ETA.

Edición: este análisis sobre las campañas es bastante interesante.

Esto son opiniones personales. Si no le gustan, tengo otras, como que SFDK son ahora una puta mierda, que el mejor cocinero del Wok es el calvo respetable, o que KDE es mejor que Gnome.

PP

Para que yo vote a este partido, sólo cabe la posibilidad de que me equivoque con el papel. En cuatro años no han hecho más que acusar, difamar, mentir y provocar tensión. Me da la impresión de que Rajoy es un pelele, y que los que realmente mandan son un puñado de […] neocon como Zaplana o Esperanza Aguirre, y cierta derecha typical spanish como Acebes o Martínez Pujalte. Están apoyados además por medios de comunicación autocomplacientes, manipuladores y provocadores como la COPE, El Mundo o La Razón.

No es ya que no me identifique con su ideología, es que me ha dado verdadera vergüenza la oposición que han hecho. La han basado en el terrorismo y los nacionalismos, temas que deberían importarnos poco, aunque parece que a media España no le pasa eso. A mí ETA me la suda bastante, hay cientos de cosas que temo más que sufrir un atentado, y el nacionalismo igual: aunque no esté de acuerdo con las ideas de los nacionalistas, no les doy más importancia de la que creo necesaria. Quizás, lo que pasa es que son temas muy ideológicos que vienen bastante bien para desviar la atención.

Véase esta noticia (cantidad de iniciativas sobre terrorismo).
Y estas otras dos, sobre las miles de millones de firmas contra el Estatut. (II)

Han mentido sobre el 11M, inventando excusas que no se creen ni ellos, cada vez más rebuscadas y absurdas. Si eso lo hubiera hecho cualquier otro partido pequeño y sin tanto apoyo mediático, habría tenido bastantes problemas. Pondría más enlaces (incluso de El Mundo o la Razón), pero ahora mismo no tengo ganas de buscarlos. De todas formas, quien tenga un poco de memoria y no sea un incondicional del PP sabrá lo que han hecho durante este tiempo.

Es paradójico que manifestaciones contra las conversaciones del Gobierno con ETA hayan tenido un éxito relativamente alto (teniendo en cuenta los motivos), y no hayamos tenido cojones de montar otras más grandes protestando contra los bajos salarios o el precio inflado de la vivienda.

Paro aquí porque no voy a dedicarles la entrada, aunque ganas no me faltan (relaciones con la Iglesia, corrupción, medios afines, mentiras, etcétera). De todas formas, pese al juego sucio, hay que reconocerles que han sido listos, aunque faltos de ética: han dado todo el por culo posible para desgastar al Gobierno y desviar la atención (en varias ocasiones desproporcionado e injustificado) durante casi cuatro años, y ahora que se acercan las elecciones, echan al PSAO la culpa de que haya tensión. Por una parte mantienen y levantan a sus votantes habituales, y provocan que a los indecisos les dé asco la política y pasen de ir a votar, de hecho, han reconocido que es lo que buscan. En mi opinión, buscar la abstención como forma de obtener el poder en una democracia es despreciable.

vota-pp.jpg

PSOE

Como ya dije al principio, tampoco creo que los vote. Quizás no hacen una política tan repugnante como el PP, pero son igualmente unos mentirosos, chaqueteros y hasta un poco inútiles. Eso sí, hay que reconocer que tienen suficientes cojones como para permitir que José Blanco, con esa cara y esas cosas que dice, sea tan visible y haga tantas declaraciones.

Edición: qué ha cumplido y qué no de su programa de 2004.

Al igual que el PP, el PSOE también tiene sus medios de comunicación afines. Aunque últimamente parece que están un poco de malas con PRISA (El País), ha surgido hace poco “Público”, un periódico que viene a ser al PSOE lo que La Razón al PP, sólo que más grande y sin grapas. La existencia de estos dos periódicos podría confirmar la teoría física de las realidades paralelas.

Los temas que -aparentemente- más han desgastado al Gobierno son la negociación con ETA y los nacionalismos, dos temas bastante relacionados que, como ya dije antes, me dan bastante igual. Sobre lo primero, no tengo nada que objetar porque creo que se ha hecho de buena fe, pero sin dejar de detener terroristas, detectar almacenes de explosivos y demás (por algo es la legislatura con menos muertos por terrorismo de la historia). Los nacionalismos son egoístas por definición, y creo que no tienen sentido en la situación actual de Europa. Es contradictorio decir que se es nacionalista y de izquierdas, de hecho, los orígenes de los movimientos nacionalistas vasco y catalán surgieron entre las clases pudientes de finales del S. XIX.

En mi opinión, el partido del Gobierno comenzó la legislatura bastante fuerte, aprobando leyes como la del matrimonio homosexual y otras medidas sociales bastante importantes -aunque insuficientes, en mi opinión-, y en el apartado de infraestructuras, ha estado más que correcto. Pero sigo viendo más cosas malas que buenas.

Supongo que lo de “Socialista Obrero” está en el nombre por razones históricas, porque su política poco tiene que ver con esa ideología. Sí, han aprobado algunas medidas sociales importantes -en ocasiones insuficientes o simples cortinas de humo-, pero por otra parte, Zapatero promete rebajas de impuestos tan injustas y desproporcionadas como la de los 400€ (quien haya visto sus declaraciones en “Los desayunos” de TVE habrá comprobado que, o bien es un cínico que se ríe en la cara de media España, o bien no tiene ni puta idea), no han hecho apenas nada por frenar ningún tipo de especulación, no han hecho nada por frenar la escalada de precios (de hecho, lo han ocultado con trucos como retocar el cálculo del IPC o mencionar sólo datos macroeconómicos), han promovido la reforma de la ley de Propiedad Intelectual (aka canon), etcétera.

Las medidas para reformar la Educación han vuelto a ser un fracaso, los autónomos siguen estando discriminados respecto a los asalariados y funcionarios, y el reparto de las becas sigue siendo injusto (esto me afecta especialmente). Además, las buenas relaciones con los culturetas me dan muy mal rollo.

Algo bastante curioso es la excesiva buena relación de los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) con el Gobierno. Teniendo en cuenta las subidas de la leche, el pan, la gasolina y muchos otros productos de primera necesidad, debería haber habido protestas o, incluso, una huelga general.

De todas formas, aunque no me convenza, dentro de los partidos con posibilidades de ganar (que son el PSOE y el PP), me parece la opción menos mala, aunque no por demasiada diferencia.

Como minipunto a favor, aunque es algo que no debería influir en el voto, pues se supone que la gente debería leerse lee los programas electorales y recordar lo que ha sucedido durante la legislatura, decir que la campaña electoral del PSOE me parece la mejor, estética y formalmente hablando.

Tenía previsto decir algo de todos los partidos (a los que veo algo de sentido), pero como me he enrollado más de la cuenta, el resto irán en otra entrada.

Feb 24

El 9 de marzo son las elecciones generales y llevamos ya unos cuantos días de campaña electoral “oficial”, aunque realmente, empezó mucho antes. No suelo escribir sobre política en el bloj, pese a ser algo que me interesa bastante, eso sí, manteniendo las distancias. De todas formas ya (I) escribí (II) algo (III) para las pasadas elecciones locales. Todavía guardo los programas, porque cuando sean las próximas pienso hacer el recuento de promesas cumplidas e incumplidas. Reconozco que, aunque no me convencía el grupo que ganó las elecciones en mi pueblo, no me está disgustando lo que hay hecho hasta ahora.

Para estas elecciones yo no sé a quién voy a votar, pero sí tengo muy claro a quién no. Es bastante deprimente la política de este país, tanto en el fondo como en las formas.

En muchos sitios de Internet (sobre todo de ideologías de izquierda) he leído todo tipo de propuestas sobre el actual sistema en España: cambios radicales, como cambiar la partitocracia por una democracia participativa; u otros más moderados como cambiar la ley de reparto de escaños (sistema D’Hondt) por otro en el que partidos minoritarios estén mejor representados, o hacer la elección sobre listas abiertas.

En mi opinión, pese a tender hacia el bipartidismo, el sistema actual de partidos me parece el más lógico y, sobre todo, factible: se presentan unas candidaturas que eligen los votantes. Un sistema político sin jerarquizar (democracia participativa) sería un caos (véase este enlace), más aún no existiendo los medios necesarios para que la gente contribuyera. Esto podría ser posible en poblaciones pequeñas, pero no para un país con cuarenta millones de habitantes. Es posible que haya algún sistema que no tenga los inconvenientes de uno ni del otro, pero a mí no se me ocurre, o no lo conozco. Aunque se nos debería pedir opinión más frecuentemente que cada cuatro años, ya sea mediante referendos o mediante cualquier otro sistema, eso sí, que luego no pase como con la Constitución Europea (el aprobarla por cojones es posiblemente la peor mancha en la historia de la UE). El sistema de votación mediante listas abiertas me parece una idea buenísima, pero tiene el “problema” -no debería serlo, pero…- de que la gente tiene que conocer a los candidatos y, por tanto, estar medio interesada en la política.

Respecto al cambio del sistema de reparto de escaños, pese a que pudiera conllevar una “menor estabilidad” (al haber más voces, habría más discusión), creo que sería sobre todo justo, pues partidos pequeños a nivel nacional necesitan más votos para obtener un escaño que los partidos grandes, o los regionales. Además, haría más complicado el bipartidismo, que para mí es algo que está a medias entre una democracia y una media dictadura, sobre todo, cuando los dos partidos principales se parecen tanto en el fondo, aunque luego se muestren tan distintos. Pero quién sabe, lo mismo no es un problema del sistema político, sino de la falta de madurez política o el acomodamiento de los votantes.

Como el 9 de marzo me toca votar tanto las Generales como al Parlamento Andaluz (gran jugada, señor Chaves), me enrollaré sobre las mismas en próximas entradas.

Nota/Off topic: he instalado un plugin bastante útil al blog, que se llama “Subscribe to Comments”, y sirve para seguir los comentarios (“¡no me digas!”). Así, si alguien contesta a un comentario tuyo en cualquier entrada, recibirás una notificación en tu correo electrónico, si previamente has marcado la opción de seguirlos. También puedes cancelar o modificar las suscripciones.

Oct 11

El fin de semana pasado terminé de leer “Fahrenheit 451”. Llevaba ya tiempo detrás de este libro, y no me ha decepcionado en absoluto.

No sé, me gusta leer libros distópicos, como lo son ‘1984’ o ‘Un mundo feliz’. Por una parte, uno piensa (y a veces sabe) que los mundos que se reflejan en esos libros no son reales ni podrán serlo (sobre todo, por las imprecisiones), pero por otra, uno -al menos, en mi caso- puede ver aterrado cómo cada vez el nuestro se asemeja más a estos, al menos estructural e ideológicamente. Las “implementaciones”, lógicamente, son diferentes. Y más sutiles, para que nos cueste más darnos cuenta, así tampoco nos la damos los que estamos medio informados.

Algunos trozos del libro que me han parecido más que sugerentes (espero no tener problemas con copyrights y demás mierdas), los copipego aquí:

– Afortunadamente, los casos extremos como ella no aparecen a menudo. Sabemos cómo eliminarlos en embrión. No se puede construir una casa sin clavos en la madera. Si no quieres que un hombre se sienta políticamente desgraciado, no le enseñes dos aspectos de una misma cuestión, para preocuparle; enséñale sólo uno. O, mejor aún, no le des ninguno. Haz que olvide que existe una cosa llamada guerra. Si el Gobierno es poco eficiente, excesivamente intelectual o aficionado a aumentar los impuestos, mejor es que sea todo eso que no que la gente se preocupe por ello. Tranquilidad, Montag. Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado o cuánto maíz produjo Iowa el año pasado. Atibórralo de datos no combustibles, lánza les encima tantos “hechos” que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces, tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices, porque los hechos de esta naturaleza no cambian. No les des ninguna materia delicada como Filosofía o la Sociología para que empiecen a atar cabos. Por ese camino, se encuentra la melancolía. Cualquier hombre que pueda desmontar un mural de televisión y volver a armarlo luego, y, en la actualidad, la mayoría de los hombres puede hacerlo, es más feliz que cualquier otro que trate de medir, calibrar y sopesar el Universo, que no puede ser medido ni sopesado sin que un hombre se sienta bestial y solitario. Lo sé, lo he intentado. ¡Al diablo con ello! Así, pues, adelante con los clubs y las fiestas, los acróbatas y los prestidigitadores, los coches a reacción, las bicicletas, helicópteros, el sexo y las drogas, más de todo lo que csté relacionado con los reflejos automáticos. Si el drama es malo, si la película no dice nada, si la comedia carece de sentido, dame una inyección dc teramina. Me parecerá que reacciono con la obra, cuando sólo se trata de una reacción táctil a las víbraciones. Pero no me importa. Prefiero un entretenimiento completo. He de marcharme.

Hum, ¿de qué me suena esto? ¿Podría ser el cada vez menor nivel de la educación (primaria, secundaria e incluso superior), la banalización y el cada vez mayor sensacionalismo de los informativos, la superficialidad cada vez mayor de la sociedad? Este libro tiene ya más de 50 años.

Más adelante, en el libro, Montag (el protagonista), su esposa y dos mujeres tienen la siguiente conversación:

Yo no afirmaría cal cosa -dijo Mrs. Bowles-. He tenido 5 hijos mediante una cesárea. No tiene objeto pasar tantas molestias por un bebé. El mundo ha de reproducirse, la raza ha de seguir adelante. […] Con dos cesáreas, estuve lista. Sí, señor. ¡Oh! Mi doctor dijo que las cesáreas no son ímprecindibles, que tenía buenas caderas, que todo iría normalmente, pero yo insistí.
-Con cesárea o sin ella, los niños resultan ruinosos. Estás compleamente loca -dijo Mrs. Phelps.
-Tengo a los niños en la ecuela nueve días de cada diez. Me entiendo con ellos cuando vienen a casa, tres
días al mes. No es completamente insoportable. Los pongo en el “salón” y conecto el televisor. Es como lavar ropa; meto la colada en la máquina y cierro la tapadera. -Mrs. Boles rió entre dientes-. Son tan capaces de besarme como de pegarme una patada. ¡Gracias a Dios, yo también sé pegarlas!
Las mujeres rieron sonoramente.

Esto me recuerda a esta noticia. Respecto a la tele, ya sabemos quién cuida y acompaña a los abuelos que dejamos solos en sus casas.

E inmediatamente después:

-Hablemos de política, así Guy estará contento!
-Me parece estupendo dijo Mr. Bowles. Voté en la últimas elecciones, como todo el mundo, y lo hice por el presidente Mole. Creo que es uno de los hombres más atractivos que han llegado a la presidencia.
-Pero, ¿qué me decís del hombre que presentaron frente a él?
-No era gran cosa, ¿verdad? Pequeñajo y tímido. No iba muy bien afeitado y apenas sabía peinarse.
-¡Qué idea tuvieron los “Outs” para presentarlo? No es posible entender cómo un hombre tan bajito contra otro tan alto. Además, tartamudeaba. La mitad del tiempo no encendí lo que decía. Y no podía entender las palabras que oía.
-También estaba gordo y no intentaba disimularlo con su modo de vestir. No es extraño que la masa votara por Winston Noble. Incluso los hombres ayudaron. Comparad a Winston Noble con Hubber Hoag durante diez segundos, y ya casi pueden adivinarse los resultados.
-¡Maldita sea! -gritó Montag-. ¿Qué saben ustedes de Hoag y de Noble?
-¡Caramba! No hace ni seis meses que estuvieron en esa mismísima pared [la tele se proyecta en la pared, en el libro]. Uno de ellos se rascaba incesantemente la nariz. Me ponía muy nerviosa.
-Bueno, Mr. Montag -dijo Mrs. Phelps-, ¿querría que votásemos por un hombre así?

Esta parte me recordó al famoso lifting que se hizo Berlusconi hace un par de años. La política se fija más en la forma que en el fondo (¿lógicamente?). No cabe duda de que, en casi todos los aspectos de la vida, la primera impresión cuenta muchísimo, sobre todo cuando se es “ajeno” al tema que se está tratando. Los políticos, las empresas, y demás gente “de arriba” lo saben mejor que nadie, de ahí las grandes inversiones en publicidad, los grandes mítines, etcétera, mientras la gente pasa de la política porque le da asco. Es una buena forma de asegurarse el poder, y lo peor es que entre todos lo estamos consintiendo. Es tristísimo que seamos tan superficiales, incluso en temas tan delicados como el decidir quién va a administrar el dinero de nuestros impuestos y el futuro de nuestro país.

Y casi en el final del libro:

“Detesto a un romano llamado Statu Quo”, me dijo. “Llena tu ojo de ilusión -decía-. Vive como si fueras a morir dentro de diez segundos. Ve al mundo. Es más fantático que cualquier sueño real o imaginario. No pidas garantías, no pidas seguridad. Nunca ha existido algo así. Y, si exitiera, estaría emparentada con el gran perezoso que cuelga boca abajo de un árbol, y todos y cada uno de lo días, empleando la vida en ormir. Al diablo con eso -dijo- sacude el árbol y haz que el gran perezoso caiga sobre su trasero.”
-¡Mire!- exclamó Montag.
Y la guerra empezó y terminó en aquel instante.

 

En definitiva, el libro me ha gustado bastante. Reconozco que hoy estoy algo espeso, me gustaría haber escrito algo más propio, pero es que no me sale. A ver si otro día me inspiro y le hago una segunda parte a este post.

PD: habréis visto que últimamente apenas escribo en el blog, simplemente es que no tengo ganas, ni tampoco mucho que decir. A ver si recupero el ritmo, aunque tampoco me voy a sentir atado a esto, en principio es sólo un entretenimiento :).