Jun 29

Estoy un poco ya hasta los cojones de la nueva oleada de patriotas-gracias-al-fútbol que invade España. Del “podemos”, del “oe-oé” y del “a por ellos” escritos en banderas que cuelgan de los balcones de medio país. Ahora va a resultar que somos la polla (como nación, ojo) porque un grupo de tíos que le pega patadas a un puto balón está en la final de la Eurocopa. Sí, voy a ver el partido y quiero que gane la selección, pero estoy viendo ciertas cosas últimamente que me están repateando bastante, y que creo que no son más que el reflejo de lo que realmente somos como país.

Lo siguiente es una copia íntegra de la columna de opinión de Manuel Alcántara, en el Ideal de ayer

«Ha sido pródiga España en patriotas elementales sin pies ni cabeza, pero en este momento histórico abundan más los que se basan en las extremidades inferiores. Las hipotecas de julio serán las más caras y el Euribor ya bate su propio récord y se sitúa en el 5’3, pero nunca ha estado más arriba el orgullo nacional. Un grupo de muchachos habilidosos y conjuntados está deslumbrando al orbe futbolístico y ha llegado, por tercera vez en la historia, a jugar la final de una Eurocopa.

Desde que Quevedo miró los muros de la patria suya nunca se habían visto tantas banderas en los balcones. Una gran cosecha de patriotas ha florecido regada por los goles de nuestra selección y hasta a Aragonés se le ha puesto facha de apóstol. Gentes que no tienen nada de qué enorgullecerse han salido a la calle a exhibir su orgullo. Unos tiraban cohetes y otros tiraban por la calle de en medio tocando compulsivamente el claxon de sus coches. Hay que agradecerle al fútbol el trasvase de alegría, sobre todo en momentos de depresión.

¿Qué importa que Bruselas nos reclame un serio ajuste para evitar el déficit, si la luminosa selección le ha ajustado las cuentas a Rusia? El éxito es curativo, además de ser irrefutable. Lo único que tiene de malo es que para tenerlo exige el fracaso de los demás. Se paralizarán las ciudades y los corazones mañana domingo cuando caiga la tarde. Nos puede caer el título de campeones o se nos puede caer el mundo encima, pero nadie nos puede quitar la trayectoria. La pasión por el deporte exige un cierto grado de infantilismo, pero quizá no sea deseable perderlo. Si nuestros muchachos le ganan a Alemania, aunque las pasen moradas, se bordarán muchas banderas rojigualdas y nos creeremos que somos los mejores del mundo. Cosa que puede ser cierta, a condición de no compararnos con nadie.»

No creo que tenga permiso para reproducir aquí la columna; interprétese como un pequeño homenaje a este hombre, que es capaz de escribir todos los días de la semana su “Vuelta de hoja” en la contraportada del periódico; a veces no tan bien, otras muchas (como esta) brillante.

5 comentarios to ““Banderas y banderitas””

  1. LP-Spain dijo::

    Estoy totalmente de acuerdo, por ejemplo no me gustan nada expresiones como “Hemos ganado” a ver cómo que HEMOS ganado, han ganado unos futbolistas a otros futbolistas.
    Yo siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo, a mi me gusta el deporte de verdad y el que se hace, no el que se mira.

  2. DraXus dijo::

    Por no hablar también de la oleada de banderas con pollo incorporado y algunas consignas que corean. Amazing!

  3. Reven dijo::

    Yo salgo a celebrarlo con la bandera republicana. Así que chicas, si veis a un tipo blanquito, rubio y wapo con una bandera republicana esta noche, ese soy yo 😀

  4. Princessbeia dijo::

    Estoy absolutamente de acuerdo. Yo tmb vi el partido, le mande un sms de broma a un amigo aleman en la 1ª parte (el me lo mandói ayer a mi diciendo ke a ver si nos ganaban), recibi otro sms de un amigo ingles que habia apostado un poco de dinero por españa y se alegró y me alegré yo tmb.

    Pero ¿a qué ese patriotismo loco por las buenas? Esta alegría es más ke pasajera, pasado mañana no se acordará nadie y todos los verdaderos problemas, como lso que se nombran en el artículo (pero muchos mas y más gordos) seguirán pasando en el mundo.

    Una cosa es alegrarse de que tu pais gane, otra ese orgullo pedante sin venir a cuento.

    Muy buena entrada Jose.

  5. La murciana hOLGAzana dijo::

    Estimado sr. Alcalá,
    despues de leer su entrada, he experimentado sentimientos contradictorios pues se me vienen a la mente ciertas ideas y recuerdos de usted y la victoria de España y la todopoderosa Italia. Aunque como los catalanes, cada uno tiene su memoria historia y quizas las imagenes de cierto individuo desinivido, arrimando al aire mi persona corporea haciendola rodar por las calles sean solo producto de mi propia memoria. Pero las gotas de agua perduran, las fotos tambien y el flash de un hombre feliz en plena fuente de la Plaza circular de Murcia todavian ondean por las carreteras de las ideas…
    Sin embargo, pese a quien le pese, todo individuo se sintio mas español que nunca, una sensacion que no se vivia desde la muerte de Miguel Angel Blanco y si retrocedemos mas en el tiempo, desde la guerra civil pero esta vez por una misma causa y es que….

    ¡¡VIVA ESPAÑA Y LA MADRE QUE PARIO A CASILLAS!!

Deje un comentario